lunes, 19 de marzo de 2007

La vida en un mundo virtual

Marzo 12 de 2007
La vida en un mundo virtualEscenarios en 3D como Second Life le ofrecen una vida paralela en la que puede hacer nuevos amigos, ser lo que siempre soñó y también ganar dinero.
Por Iván Luzardo y Fernando Muñoz Z.

Se llama Norman Zhaoying y es uno de los tantos personajes que se pueden encontrar en un mundo virtual. Su apellido debió haber sido Bates, pero el nombre que recuerda al mítico personaje del actor Anthony Perkins en la película Psicosis (Norman Bates) ya contaba con dueño. Pudo haber tenido una apariencia normal o ser un galán virtual capaz de conquistar a cientos de mujeres con solo mirarlas; sin embargo, nació como una especie de engendro intergaláctico sin rostro.
Su creador no explica qué hecho lo llevó a tomar esta decisión, pero lo más probable es que haya sido para distanciarse de la aburrida cotidianidad que envuelve a los vecinos de su personaje: un vendedor de sillas de avión (“completamente inútiles, pero bonitas”) y una agraciada mujer que se vende a sí misma (“con la que puedes tener sexo, y es más barata que la silla”); dos vecinos que en un mundo irreal como Second Life no pasan de ser un par de personajes normales.Hablar de Second Life (Segunda Vida) es hablar de un mundo virtual (en apariencia solo existe en Internet) en el que hay más de cuatro millones de residentes.El alto índice poblacional, que supera al registrado en el mundo real por países como Costa Rica, Uruguay, Nueva Zelanda e Irlanda, es tan solo uno de los muchos puntos que hacen destacable la vida en este planeta virtual creado por Phillip Rosedale a comienzos del 2005.En la vida real, este físico de 38 años es otro más de los numerosos millonarios de Internet: se volvió rico a los 27 años al vender la empresa de videoconferencias FreeVue a RealNetWorks.En su segunda vida Rosedale es conocido como Phillip Linden y es aún más exitoso: es el autodenominado “Dios del Universo Second Life”.Según ha explicado en repetidas entrevistas, la idea de crear un mundo virtual en el que las personas pudieran ser o hacer lo que siempre quisieron –o en el que pudieran jugar o actuar como si tuvieran una vida paralela– le vino después de leer la novela de ciencia ficción Snow Crash.Esta obra, escrita por Neal Stephenson, cuenta la historia de un genio de la informática que vive una doble vida: en el mundo real es un repartidor de pizza, mientras en la vida paralela es el mejor espadachín del mundo y un héroe de la comunidad hacker. Esta posibilidad de asumir diferentes personalidades es otro de los mayores atractivos de Second Life. Allí, un mediocre estudiante de la vida real puede ser un aclamado científico en el mundo virtual; un tranquilo oficinista se puede convertir en una estrella de rock; una esposa fiel y dedicada a su hogar puede transformarse en bailarina exótica (y hasta más); y un profesional desempleado en un empresario exitoso.Incluso, un galardonado escritor del mundo real (es el ganador más joven del Premio Alfaguara de Novela) puede convertirse en un observador más de la ficción llamado Norman Zhaoying.Algo serio
Second Life es más que un juego de roles (en el que una persona asume un personaje para cumplir una tarea); se trata de un mundo virtual que ya empieza a tomar alas.Si usted abre la puerta de este planeta irreal –es decir, si accede a la dirección www.secondlife.com–, descarga un software y crea su personaje virtual (ver recuadro ‘Sumérjase en SL’), estará entrando en un mundo paralelo en el que puede hacer todo lo que se pueda imaginar.¿Quiere conocer gente? Esto es lo más fácil, barato y cotidiano en este mundo virtual. Sin tener que pagar un peso –o en este caso un dólar–, puede llevar a su personaje a caminar o ponerlo a volar un poco hasta que encuentre otro avatar (así se denominan los habitantes ficticios de esta comunidad).Con solo escribir o decir ‘Hola’, ‘Hello’, ‘Hallo’, etc. (recientemente se anunció que los personajes tendrán voz), podrá empezar un diálogo y hacer nuevos amigos. Esto, que algunos califican como peligroso e incluso enfermo (ver recuadro ‘Los riesgos de Second Life’), para otros es estar como en un chat en 3D (los personajes son ficticios, pero sus creadores son reales).Aun sin tener que utilizar su tarjeta de crédito, puede alzar el vuelo (literalmente) y pasar de isla a isla, visitar comunidades que le llamen la atención y hasta escuchar música o apreciar videos, si es que el sitio en el que aterriza su avatar ofrece estos servicios.No obstante, la diversión trasciende cuando usted accede a pagar diez dólares por convertirse en un usuario Premium. Por esta cuota, adquiere el derecho a tener una isla y además recibe 1.000 dólares Linden (L$) o LindeX, la moneda que rige la economía de este mundo virtual. Con el tiempo, si tiene suerte y su presupuesto así lo permite, puede convertirse en terrateniente, inversionista o empresario.Según los administradores de Second Life, si usted se integra en este momento a la comunidad puede convertirse en un organizador de fiestas, fabricar productos para mascotas, operar un casino, ser el dueño de un club nudista, convertirse en estrella de la música o ser un detective privado (hay un listado con más de 30 oportunidades de negocio dentro del sitio).También puede ser un desempleado en busca de trabajo o empezar de abajo hasta llegar a amasar una fortuna cercana a la que hoy tiene Anshe Chung, una especuladora inmobiliaria que compra y vende propiedades irreales, considerada por la revista BusinessWeek como la primera millonaria del mundo virtual (su riqueza supera los 300 millones de dólares Lindex).Es cierto que la tierra en Second Life es mucho más barata que en Barcelona, ciudad donde en realidad nació Norman Zhaoying, pero ¿en dónde está el encanto de comprar y acumular propiedades virtuales utilizando tarjetas de crédito reales?Dinero realSecond Life no está solo en el universo virtual. En el ciberespacio usted puede encontrarse con otros mundos o comunidades virtuales. Mundos como CyberTown, There y ActiveWorlds, y comunidades como Lineage II y World of Warcraft, nada parecen tener que envidiarle a Second Life (ver recuadro ‘Mundos virtuales en 3D’). Sin embargo, este planeta es el más apetecido en la actualidad.Su impresionante tasa de natalidad así lo demuestra: en los dos últimos meses, cerca de 1,3 millones de nuevos habitantes han desembarcado en este mundo. Es decir, que el centro de datos de Linden Labs, una especie de Registraduría donde reposan los archivos y servidores de este mundo, ha engordado a un promedio de 22.000 nuevos registros cada día.¿El secreto? El modelo económico construido por Rosedale y su equipo. Según The Economist, la publicación económica más prestigiosa en el mundo, se trata de un esquema que ha roto todos los parámetros conocidos hasta ahora y que cómodamente se puede convertir en la revolución financiera más importante de las últimas décadas.No es exageración. El modelo planteado por Second Life ha sido capaz de atraer a cerca de 60.000 usuarios inversionistas: desde suscriptores que apenas aportan 10 dólares mensuales por tener una cuenta Premium hasta empresas que han invertido miles de dólares reales para poner sus servicios o abrir una sucursal en este mundo virtual.Para The Economist, el motor que impulsa a estas personas y empresas a invertir en el mundo virtual es la posibilidad de obtener beneficios útiles en el mundo real, algo que la gran mayoría de las otras comunidades o mundos virtuales hoy en día es incapaz de ofrecer.Y es que a pesar de que tan pronto un nuevo usuario pisa este planeta alterno se da cuenta que todo tiene su precio, también ve con entusiasmo que cada acción puede traer muy buenos réditos.Pensando en eso, muchos nuevos usuarios ponen su avatar más atractivo o inteligente de lo normal, lo visten con ropa de marca o prefieren que su isla o propiedad esté ubicada en un buen vecindario. La idea es sobresalir para tener éxito.Por eso, pagar unos cuantos dólares LindeX de más es una práctica normal. Para esto, los usuarios usan una parte de los 1.000 dólares LindeX que le dan de ‘case’ inicial o cambian dólares reales por virtuales en Linden Dólar Exchange, la casa de cambio (administrada por Linden Labs) en la que los usuarios pueden comprar dinero virtual, pero también cambiar el dinero ficticio por el real (un dólar real equivale a 270 dólares Linden, en promedio).Y he aquí la gran ventaja de Second Life: los usuarios pueden recuperar su inversión o incluso generar utilidades y retirarse con dólares reales en el momento que así lo deseen.Esto, según el blog El Boomerang (blogs.elboomeran.com), del que hace parte el creador de Norman Zhaoying, ha convertido a SL en “la estrellita” de los mundos paralelos”.Los alcances
¿Quiere saber hasta dónde llegará este mundo virtual? No tiene que ir muy lejos. Lo hecho en la actualidad por Ailin Graef –la profesora de primaria creadora de la millonaria Anshe Chung– y por decenas de empresas del mundo real le pueden dar una idea de lo que es posible hacer en este mundo paralelo.En las entrevistas que ha dado, incluida una que le significó ser portada de la revista BusinessWeek, Graef ha contado su historia: empezó comprando unas propiedades en SL y a punta de especulación inmobiliaria (comprar terrenos baratos a usuarios que se quieren retirar y venderlos solo cuando las propiedades se hayan valorizado) ha logrado acumular poder y riqueza en este mundo virtual. Tanto que, según la publicación, a finales del año pasado era la feliz propietaria de 36 kilómetros cuadrados en SL, que junto con otras propiedades le han permitido amasar una fortuna superior a los 300 millones de dólares Linden (más de un millón de dólares reales).Pero Graef no se ha quedado ahí. Desde hace algún tiempo creó su propio sitio en Internet (www.anshechung.com), en el que, con la ayuda de un equipo de 25 profesionales, administra (compra, vende y arrienda) sus terrenos en Second Life.Con el tiempo no sería raro que esta alemana, de origen chino, se convierta en una asesora de inversiones remunerada o que incluso empiece a cobrar por las entrevistas que ella o su personaje dan a los medios de comunicación (como aquella que su avatar iba a hacer en las instalaciones virtuales de Cnet, y que se vio frustrada por una lluvia de penes que otros personajes a manera de protesta lanzaron durante la entrevista).En cuanto a las empresas reales que han empezado a tener presencia en este mundo virtual, los ejemplos sobran.Compañías fabricantes de artículos deportivos como Adidas y Reebook venden zapatillas y ropa para los avatares (unos tenis valen el equivalente a 0,20 dólares); hoteles como la cadena W han abierto sedes virtuales en las que alquilan habitaciones a precios módicos; y bancos como Fargo tienen oficinas en este mundo en el que ofrecen los mismos servicios de la realidad, solo que su intermediación la cobran en dólares Lindex.Por su parte, la casa automotriz Toyota anunció que sacará un modelo de carro especial para rodar en este planeta (se llamará Scion y aún no tiene precio establecido). Y la BBC adquirió una isla que arrienda para festivales de música y fiestas particulares, en las que tranquilamente se podrá encontrar con una presentación de grupos de la talla de U2 o Duran Duran (algunas de las agrupaciones que ya hacen conciertos en este mundo paralelo).Incluso, empresas de tecnología como IBM y Sun Microsystems han abierto centros de investigación y laboratorios en este escenario paralelo; su intención es utilizar este medio para divulgar varios de sus adelantos y acercar a muchos de sus ejecutivos con los usuarios de Internet (a través de entrevistas, presentaciones y seminarios preparados).¿Sorprendido? No lo esté. Solo súbase al tren de Second Life o a cualquier otro mundo virtual, pues este podría ser el futuro de Internet (ver recuadro ‘Internet virtual’) y solo usted decidirá si quiere estar allí. Además, quién sabe, puede que se encuentre con Norman Zhaoying y pueda tener una buena charla de literatura con su creador, un escritor del que muy seguramente sabe el nombre.
Los riesgos de Second Life
Ni siquiera el mundo virtual se salva de los problemas. Según medios como SecondLife Reuters (el canal que abrió esta agencia noticiosa para informar acerca de Second Life), el auge de los mundos virtuales trae riesgos que es mejor tener en cuenta.Situaciones como que un menor tenga conversaciones o encuentros sexuales virtuales (las actividades sexuales representan el 30 por ciento del comercio en Second Life) no dejan de tener sus consecuencias. Más aún cuando algunas de estas relaciones pueden intentar ser pasadas a la realidad, al propiciarse encuentros reales en los que es posible que suceda cualquier cosa.Por hechos de este tipo, que ya se han dado, varios países (entre ellos Italia, Holanda y Alemania) han empezado a crear restricciones (por ejemplo, han penalizado el porno virtual para niños).En Estados Unidos, algunos jueces federales han obligado a los creadores de estos mundos a adoptar medidas de prevención para proteger a los menores de edad.Es así como Linden Labs (empresa que creó y administra Second Life) ha tenido que implementar una barrera permanente en la que se habla de los riesgos que este mundo conlleva; además, esa empresa establece un filtro para muchos de sus servicios al pedir el registro de una tarjeta de crédito, e incluso sacó una versión especial para menores (teen.secondlife.com).Otros medios, como la cadena BBC, han advertido que la participación obsesiva en estos mundos o comunidades virtuales puede derivar en un refugio malsano frente a la realidad, por lo que se recomienda “que el desarrollo imaginativo de los niños mediante su inmersión en entornos virtuales vaya acompañado con una clara percepción de la realidad y su adaptación a ella”.Por tal razón, la BBC lanzará en octubre lo que ha denominado un Second Life para niños, en el que no habrá cabida para “las inconveniencias de los mundos virtuales adultos”.
Mundos virtuales en 3D
“No estoy construyendo un juego, sino un nuevo país”, comentó Philip Rosedale, uno de los genios detrás de Second Life, a la revista Wired. Aunque parezca ilógico creer que pueda existir un nuevo territorio, en un planeta donde se supone que la mayoría está descubierto, la propuesta de Rosedale es factible si se piensa que tiene lugar en un sitio donde todo es posible: Internet.El único límite que tienen Second Life y otros mundos virtuales en tres dimensiones (3D) es la imaginación de los usuarios. Sus desarrolladores ofrecen las herramientas necesarias para construir el mundo –como el software–, a la vez que establecen ciertos reglamentos para su desarrollo; el resto lo hacen las personas que interactúan allí.De esta forma, los participantes invierten en propiedades, construyen en ellas a su gusto, se inventan formas de ganar dinero y generan cientos de actividades para que en la práctica ‘vivir’ allí tenga gracia.Algo que los hace únicos y tremendamente atractivos son sus elementos en tres dimensiones (3D). El usuario puede apreciar objetos, personas, construcciones y lugares de la misma manera que se hace en el mundo real.En los mundos virtuales (igual que en el real) la economía es fundamental y, por lo tanto, la moneda es su eje principal. Además, estas divisas tienen una equivalencia con el dinero real, por lo que su importancia es aún mayor. Sin embargo, no siempre es necesario, pues las funciones básicas, como conversar con otros usuarios y recorrer el mundo, son gratuitas. Otros mundos virtuales son:- CyberTown (www.cybertown.com): está inspirado en las películas de ciencia ficción Blade Runner y Tron, y en el libro Snow Crash, también de este género. La moneda ‘cyber cash’ es el eje de la economía de este mundo y en la actualidad está en el año 2094.- There (www.there.com): permite conocer gente, jugar y explorar el mundo creado por los mismos usuarios.- ActiveWorlds (www.activeworlds.com): al igual que en Second Life, usted podrá crear su propio Avatar, comprar artículos virtuales, explorar los lugares construidos por otros usuarios o crear el suyo, hacer amigos y practicar juegos en 2D y 3D.
Requisitos del sistema
Aunque Second Life puede ejecutarse en computadores con especificaciones más bajas, las siguientes son las características recomendadas para tener una experiencia agradable y que los gráficos se vean de forma fluida:- Conexión a Internet de banda ancha.- Procesador Pentium 4 de 1.6 GHz o Athlon 2000.- Memoria RAM de 512 MB.- Una tarjeta aceleradora de video, como nVidia GeForce FX 5600, GeForce 6600, ATI Radeon 9600 o X600.- Sistema operativo Windows XP con la actualización Service Pack 2 (o Mac OS X 10.4.3).Tenga en cuenta que Second Life no es compatible con conexiones a Internet telefónicas, enlaces satelitales y algunos servicios de Internet inalámbrico.
Glosario para Second Life
- Cuenta Premium: cuesta 10 dólares mensuales, que se debitan de su tarjeta de crédito. Le permitirá construir, así como comprar y vender dólares Linden. Si usted no adquiere una Premium, su cuenta se denominará ‘Basic Membership’.- Avatar: es el nombre que reciben las ‘personas en 3D’ que lo representan a usted en Second Life.- Dólares Linden: la moneda de Second Life. Un dólar estadounidense equivale a unos 270 dólares linden. Se pueden comprar y vender dólares linden.- Islas: para los que desean adquirir un espacio ‘físico’ en Second Life, este mundo ofrece islas en las cuales podrá construir lo que desee.- Teletransportarse: para desplazarse de un lugar a otro dentro de Second Life usted tendrá que teletransportarse. Solo deberá buscar el sitio y dar clic en el botón ‘Teletransport’.- Programa de descarga: usted necesitará descargar un programa e instalarlo en su PC para acceder a Second Life. El vínculo lo encontrará en la dirección www.secondlife.com, abajo a la izquierda.- Mundo virtual en 3D: son todos los escenarios tipo Second Life, en los que se pueden ver las formas y personas en tres dimensiones.- Comunidad virtual: su objetivo es agrupar a usuarios con afinidades similares. El objetivo principal es que las personas entren en contacto, ya sea hablado o escrito.
Cómo sumergirse en Second Life
El primer acercamiento a Second Life tendrá que hacerlo a través de la dirección www.secondlife.com. Para los usuarios que solo hablan español, el idioma será una limitante, pues tiene opciones únicamente en inglés, alemán, japonés y coreano.Empiece por registrarse en el sistema: dé clic en el botón naranja, ubicado a la izquierda arriba (‘Join Now’). Tendrá que escribir el nombre que desea dar a su avatar (así se denomina cada personaje en Second Life).Verifique que el nombre que desea usar está disponible; esto lo puede hacer en el vínculo ‘Check this name for availability’. Además, deberá escribir su fecha de nacimiento y dirección de correo electrónico.En el paso siguiente, el sistema le pedirá que ingrese su información personal, como nombre y país de procedencia, al igual que una contraseña que le servirá para identificarse con la comunidad.Luego le pedirá que ingrese información de su tarjeta de crédito (funciona con cualquier tarjeta de crédito colombiana), por si quiere suscribirse a servicios adicionales, registrarse como usuario Premium o adquirir posteriormente elementos en Second Life.En la página de bienvenida aparecerán tres enlaces: Windows, Mac y Linux. Le permitirán descargar la aplicación que se necesita para ejecutar Second Life en su computador. Al escoger el que se ajusta a su sistema operativo, aparecerá un cuadro de diálogo para guardar el archivo en el PC.Una vez finalizada la descarga, dé doble clic en el archivo y siga las instrucciones de instalación. Cuando haya terminado de instalar el programa, ejecute Second Life.Como opción predeterminada, el programa está en inglés. Es posible configurar una versión en español, aunque está en período de prueba y tiene algunas falencias. Para hacerlo, dé clic en el botón Preferences… En el menú de la izquierda seleccione la pestaña General y abajo, en Language, escoja ‘Español (spanish) – Beta’. Tendrá que salir de la aplicación y ejecutarla de nuevo para que el cambio tenga efecto.El primer escenario al que llegará es una “Isla de orientación”, en la que podrá aprender los movimientos y conceptos básicos de la comunidad. Este es un paso que puede evitar (además, está en inglés), pero haga el esfuerzo y siga las instrucciones de este tutorial para familiarizarse con el ambiente y entender cómo funciona todo en Second Life.
Administre su cuenta
En la página de inicio del sitio Second Life ubique el vínculo ‘Resident Login’, arriba a la derecha. Allí tendrá que ingresar su nombre de avatar y su contraseña.A continuación, verá un resumen de su cuenta. En él encontrará el número de su tarjeta de crédito (si registró alguna), el total de dólares Linden que posee, la cantidad de terreno que tiene y su costo mensual en dólares estadounidenses. Si su cuenta es Premium, encontrará la fecha en la que se debitará de su tarjeta de crédito el cargo mensual.Justo debajo del vínculo ‘Resident Login’ hay un menú desplegable llamado ‘Residents Links’. Esta es una forma rápida de acceder a funciones como datos de su cuenta, subastas de terrenos, compra y venta de dólares Linden, clasificados, descargas, eventos, foros, amigos en línea y tienda de propiedades.En el menú de la izquierda aparecen cuatro grupos de vínculos. En Account podrá ver el historial de su cuenta, las políticas de cobro, cambiar su contraseña y correo electrónico. En Membership es posible cancelar su cuenta en Second Life, registrar un número diferente de tarjeta de crédito o cambiar su tipo de usuario. Bajo el título Linden Dollar encontrará opciones para comprar y vender dólares Linden. Finalmente, en Land podrá ver sus propiedades y comprar más terrenos.
Aprenda a navegar
La pantalla principal de Second Life contiene ciertas herramientas que debe conocer en detalle.- Menú: como en todo programa de computador, encontrará un menú en la parte superior que le dará acceso a múltiples herramientas de la comunidad. Algunas funciones se pueden manejar con combinaciones de teclas, sin necesidad de acudir al menú; estos comandos aparecen al lado de cada función.- Historial: en los lugares con muchos avatares se establecen conversaciones públicas en múltiples idiomas. Los comentarios de cada usuario aparecen en la parte inferior izquierda y se borran en la medida en que alguien escribe uno nuevo. Si quiere consultar todo lo dicho, dé clic en el botón historial. Surgirá una ventana que puede mover al lugar de la pantalla que desee.- Mensajería instantánea: así como usted puede conversar en un espacio común, también es posible hacerlo en privado. Dé clic derecho sobre el nombre de un avatar y seleccione ‘Enviar MI…’. El botón MI (mensajería instantánea), ubicado abajo a la derecha, le mostrará las conversaciones activas, así como la lista de amigos que usted tenga y los mensajes que se escriba con ellos.- Volar: una opción ilógica en el mundo real pero que en Second Life hace parte de las actividades comunes. Dé clic en el botón ‘Volar’, situado abajo en el medio.- Amigos: al dar clic en este botón accederá a una ventana que muestra todos los amigos que usted tiene en Second Life. Podrá ver si están conectados y, en caso afirmativo, ir al lugar en el que se encuentren por medio del botón ‘Teletrasport’.- Foto instantánea: le permitirá capturar un pantallazo de lo que está viendo en Second Life.- Minimapa: se activa con el botón ‘Minimapa’ (abajo a la derecha) y aparece en la parte superior derecha. Los avatares se muestran como puntos verdes y usted es el amarillo. Notará que hay una especie de triángulo, cuyo vértice es el punto amarillo. Esto le ayudará a saber hacia dónde se dirige.- Mapa: esta ventana se activa por medio del botón ‘Mapa’ (abajo a la derecha). Allí podrá ver las propiedades cercanas al punto en el que se encuentre. Activará estos elementos en el mapa mediante el menú de la derecha dando clic en las casillas de verificación de la derecha (Clasificados, Persona, Popular, Terreno en venta, Eventos, Subasta, etc.). También puede buscar un sitio que desee y, si le gusta, teletransportarse hacia allí por medio del botón ‘Teletransport’.- Datos del sitio: en la parte superior verá el nombre del lugar en el que se encuentra y las coordenadas de dicho sitio, determinadas por tres números separados con comas. Si está en un lugar que le gusta y no quiere recordar estas cifras para entrar posteriormente, vaya al menú ‘Mundo’ y seleccione ‘Crear punto de referencia aquí’. Esto creará un acceso directo al lugar, que encontrará en el ‘Inventario’.- Hora y dinero: en la parte superior izquierda se muestra la hora de Second Life (no es la misma que en Colombia), un botón para comprar dólares Linden y la cantidad de dólares Linden que posee en su cuenta.- Inventario: al dar clic en el botón ‘Inventario’, abajo a la derecha, accederá a un archivo –organizado por carpetas– de todas sus pertenencias. Mientras va avanzando en la comunidad, adquirirá algunos nuevos objetos que luego podrá encontrar en este espacio. Sonidos, texturas, ropa, gestos y tarjetas de presentación de otros usuarios se encuentran entre ellos.- Accesos directos: si le impactó un lugar y creó un acceso directo a él, en la carpeta Landmarks del ‘Inventario’ hallará esta información. Para la versión en español, el ‘Inventario’ está en inglés.- Música y video: en los lugares donde se puede disfrutar de música y video aparecen dos botones en la parte de abajo para activar estos contenidos. Si quiere escuchar la música, en ‘Music’ dé clic en el botón de reproducir (triángulo). De igual forma debe proceder en el botón ‘Video’.
Hable con la comunidad
Notará que cada avatar tiene una etiqueta con su nombre encima del cuerpo. Al dar clic derecho sobre ella o sobre cualquier parte del individuo accederá al menú de interacción con un usuario.Entre las opciones que tiene se encuentran las siguientes: ‘Ir hacia’, para dirigirse a determinado avatar; ‘Valorar’, que evalúa el avatar (esto tiene costo); ‘Adicionar amigo’, que incluye el avatar en su lista de amigos; ‘Pagar’, para hacer una contribución a un usuario; ‘Perfil’, para apreciar su ficha personal; ‘Enviar MI…’, que establece una comunicación privada; ‘Mute’, que desactiva los sonidos de un avatar; y ‘Dar tarjeta’, para enviar su tarjeta personal.Menú personal
Dé clic derecho sobre su cuerpo o su nombre y aparecerá un menú para consultar y modificar diversas opciones de su avatar. Allí podrá ver los grupos a los que está inscrito (Grupos), consultar su perfil y agregarle datos (Perfil), desplegar su lista de amigos (Amigos), abrir una ventana que muestra las combinaciones de teclas para realizar distintas acciones (Posturas), quitarse toda la ropa (Desnudarse) y cambiar su apariencia física (Apariencia).El que busca, encuentra
La ventana de búsqueda, a la que se accede a través del botón ‘Buscar’ (en el medio, abajo), es uno de los elementos más importantes en Second Life. Allí podrá encontrar las múltiples alternativas que ofrece la comunidad a sus usuarios.La ventana que aparece está organizada por pestañas, para que encontrar información sea más sencillo. Estas son:- Todos: encuentra todos los elementos asociados con la palabra clave que se escriba.- Clasificados: para encontrar avisos clasificados o poner el suyo.- Eventos: se pueden buscar diversos acontecimientos de la comunidad y limitar la búsqueda por categorías o fecha.- Locales populares: muestra los lugares más visitados o en los que los avatares pasan mayor tiempo- Ventas de terreno: útil si está en búsqueda de un espacio para construir.- Locales: encuentra sitios específicos dentro de Second Life, relacionados con la palabra que usted desee.- Personas: muestra un listado de los avatares según su criterio de búsqueda.- Grupos: en Second Life hay pequeñas comunidades que se asocian por sus gustos en común. Por ejemplo, en la pestaña Grupos, si escribe Colombia, encontrará los que tengan que ver con esta palabra.

1 comentario:

  1. What's up, of course this post is truly nice and I have learned lot of things from it about blogging. thanks.

    Also visit my webpage: Frostweave Cloth Farm

    ResponderEliminar

Proyectos casero

Tratado de geografía, fallas y placas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Instructivo Google adwors

Registros

Visitas al sitio bersoa.com De momento a esta pág: